“Nuestro miedo más profundo no es no ser capaces.

Nuestro miedo más profundo es que somos enormemente poderosos.

Es nuestra luz, no nuestra oscuridad lo que más nos asusta.

Nos preguntamos, ¿quién soy yo para ser brillante, atractivo, talentoso, fabuloso?

De hecho, ¿qué NO eres para no serlo? Eres un niño de Dios.

El disminuirse no le sirve al mundo.

No hay nada de sabiduría en encogerse para que otros no se sientan inseguros cerca de uno.

Estamos predestinados a brillar, como los niños lo hacen.

Nacimos para manifestar la gloria de Dios que está dentro nuestro.

No está solo en algunos de nosotros, está en cada uno.

Y cuando dejamos que nuestra luz brille, inconscientemente permitimos que otros hagan lo mismo.

Al liberarnos de nuestros propios miedos, nuestra presencia automáticamente libera a otros.”

(Marianne Williamson)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario